lunes, 1 de septiembre de 2014

Elementos importantes para lograr cambios duraderos

     Todos queremos mejorar. Y eso implica hacer ciertos ajustes importantes para cumplir nuestro objetivo. Pero lamentablemente, en el camino, vemos que no es tan fácil cómo creíamos. Hacemos muchos esfuerzos que al parecer no nos llevan a nada, y sentimos que estamos cómo en una mecedora, moviéndonos, pero sin ir a ningún lado. Y allí es donde muchos se desaniman y tiran la toalla.


   Si eres uno de aquellos que desea tener cambios significativos en tu vida, y te has desanimado muchas veces, te recomiendo tomar en cuenta tres elementos importantes para lograr grandes cambios. Pero primero, comparto esta anécdota que te ayudará a entender por qué muchas personas les cuesta tanto lograr cambios duraderos.

    Un hombre de los Estados Unidos compró una casa de madera. Al poco tiempo empezó a notar una rajadura en una de sus paredes. Buscó un carpintero para solucionar el problema, y después de un arduo trabajo realizado por el carpintero todo quedó en perfectas condiciones. La pared quedó hermosa y reluciente. 

    Al poco tiempo notó que la rajadura volvió a aparecer con otras compañeras. Y volvió a llamar a este carpintero para informarle que el trabajo había quedado mal. El carpintero pidiendo disculpas volvió a trabajar en la tarde y corregir los errores, pero al pasar las semanas volvieron a aparecer muchas más rajaduras en la pared como nunca antes. 

    Este hombre al ver esto, decidió llamar a otro carpintero. Al llegar a la casa este nuevo carpintero, le explican todo lo que ha sucedido y todos los gastos que se han generado al tratar de arreglar la pared. Este nuevo carpintero observo los daños de la pared, subió al techo, bajo al sótano y le dijo al dueño de la casa lo que realmente estaba pasando.

- Verá señor, dijo el carpintero. No puedo ayudarlo. Ya qué usted no necesita un carpintero, el verdadero problema no son las rajaduras. El verdadero problema son los cimientos de la casa. Usted necesita un albañil. Hasta que no repare el fundamento haga lo que haga no le servirá para corregir el problema en sus paredes.

    La mayoría de las personas en su intento de cambiar y mejorar su vida, sólo ve las "rajaduras" que tiene en su vida. Creen que esos son los verdaderos problemas que tiene que resolver. Intentan buscar ayuda, leer algunos libros de superación, corregir conductas, sin entender que los verdaderos problemas vienen de algo mucho más profundo en ellos.
 

   Esto nos enseña que para lograr cambios duraderos, lo primero que debemos hacer es.

1. Revisar nuestros fundamentos. Esto tiene que ver con revisar nuestra vida. Examinarnos detalladamente, y tratar de identificar qué es lo que nos impide lograr cambios duraderos.

    Muchas veces son prejuicios, temores, baja estima, viejos patrones, malos hábitos, heridas y otras cosas que se han sembrado, o que nosotros mismos las hemos sembrado en nuestro interior, y  que nos impiden avanzar. Lamentablemente muchas personas no la han notado y son esclavas desde adentro sin saber que ellas pueden  hallar la llave para disfrutar su su propia libertad.

    Acá te doy un ejemplo: Un hombre que tiene problemas con la mentira. Trata siempre de aparentar algo que no es. Intenta vivir una vida de lujos, aunque eso implique tener muchas deudas y problemas familiares. Él sabe que mentir es malo, porque lo aprendió en la Iglesia. Ora día a día  para abandonar la mentira. Pero a este hombre la vida le ha enseñado (viejos patrones) que para ser aceptado, debe ser un hombre con dinero, con posesiones y exitoso. Y lamentablemente hará lo que sea para sentirse valioso aunque tenga que mentir algunas veces.


    ¿Cuál es el problema? Él cree que el valor como persona se lo da el dinero. ¿Qué debe hacer este hombre? Entender el valor personal de una persona no consiste en posesiones, en títulos, logros, en cómo se vea, sino por el  hecho de ser una creación de Dios. Debe entender que él es valioso por lo que es, y no por lo que haga.

2. Acciones significativas. Toda acción debe estar dirigida por un deseo de superación. El deseo de superación es la aspiración de vencer los obstáculos excediendo el límite. Esto es la parte de la vida interna de una persona que tiene que ver con aquellos impulsos que te llevan a actuar en lo que respecta a las aspiraciones que deseas alcanzar.

    El deseo de superarte te llevará a tomar cualquier medida que sea en pro de los cambios que quieres generar en ti.  La clave está en "el poder de los pequeños esfuerzos" Seguramente tienes metas por alcanzar, sean a corto, mediano o largo plazo. Sea a nivel económico, familiar, personal y espiritual.

- Tomate un tiempo para reflexionar en qué acciones debes tomar. Pero que sean acciones que te lleven a cumplir tu mea.

3. Perseverancia. Aquí es donde muchos tiran la toalla. Si reflexiono en mi vida, me doy cuenta que hay muchas cosas que no logré a tiempo por no se perseverante. Pero hay logros que tengo y cuando reflexiono en eso me doy cuenta que es el fruto de la perseverancia.

Quien persevera a entendido que lo que quiere alcanzar es algo mayor, mejor y valioso. Es aquella persona que a pesar de las dificultades sigue adelante, aunque en el proceso sienta frustración, vea obstáculos y tenga que lidiar con el desánimo. Quien persevera termina con lo que inició, aunque eso signifique empezar de nuevo varias veces.

Como dicen por allí. Quien persevera alcanza.

    Si quieres lograr cambios duraderos revisa día a día tu vida, deshazte de lo que te estanca, cambiar tu manera de pensar, realizar acciones significativas y ser perseverante...

No te rindas. 




Si te gustó este artículo, dale aquí abajo: (g+), comenta y comparte.