martes, 14 de octubre de 2014

Emocionalmente Sano

Hace una semanas llegó a mis manos un libro llamado "Una Iglesia Emocionalmente Sana" de Peter Scazzero. Al empezar a leerlo noté lo útil e importante del contenido. Fue tan interesante que decidí compartirlo en la Clase de Jóvenes Adultos los Domingos. 

Voy a compartir algunas ideas del libro por este blog, como también de algunos que puedan se rcomplementarios.

El escritor Peter Scazzero afirma: La triste realidad es que demasiada gente en nuestras Iglesias está sujeta a un nivel de inmadurez que los actuales modelos de discipulado no han abordado. Muchos son supuestamente <<espiritualmente maduros>> pero siguen siendo infantiles, niños o adolescentes emocionales. Demuestran poca capacidad para manejar la ira, la tristeza o las penas. Se lamentan, se quejan,  o se distancian, acusan a otros y utilizan el sarcasmo, como los niños pequeños cuando no obtienen lo que quieren.

...En otras palabras, no se puede ser espiritualmente maduro si emocionalmente no lo somos...

Las raíces de este problema descansan en una espiritualidad imperfecta, que tienen sus raíces en una fallida teología bíblica.

Hemos recibido ayuda en el discipulado, hemos aprendido lo suficiente en torno a la Biblia, Dios, y sus planes. Sabemos de adoración, de dones, estudio bíblico, cómo manejar las masas, de evangelismo, y de capacidades para.... Pero no hemos descubierto las habilidades para entender, aceptar y manejar nuestras emociones.


Este libro enseña a  mirar bajo la superficie del iceberg de nuestra vida, poner fin a las influencias del pasado en el presente, vivir dependientes y arrepentidos, conocer nuestras limitaciones, encarar nuestras pérdidas y penas, y encarnar su modelo para amar de verdad.

El vínculo entre salud emocional y madurez espiritual es un área amplia y no explorada del discipulado. Necesitamos ser personas emocional y espiritualmente maduras. El plan es re-examinar las Escrituras y la vida de Jesús en particular a fin de captar la dinámica de este vínculo.

Dice el escritor: Aceptar las verdades sobre aspectos emocionales de mí mismo desataron algo más que una revolución en mi comprensión de Dios, la Escritura, la naturaleza de la madurez cristiana y e papel de la Iglesia. No puedo negar por más tiempo la verdad de que la madurez espiritual y emocional son inseparables.
----
Este libro es muy bueno, de verdad. Si te anima la idea, te animo a que me lo hagas saber. Puedes comentar al final de esta publicación y también compartirla con otros. La idea es que esto no se quede aquí, sino que sea de ayuda para otras personas. De eso se trata.