viernes, 31 de mayo de 2013

La Historia de un enamorado

 TE RECOMIENDO QUE TE PONGAS CÓMODO, ES LARGO, POR TANTO HAY QUE DEDICARLE, PERO VALDRÁ EL TIEMPO

TOMADO DEL LIBRO "Generación Emergente" de Junior Zapata

Un amigo de mas de treinta años se enamoró profundamente de una chica que yo conocía. Ella cautivó su corazón. Pasaba las noches despierto soñando con el día en que se casaría con su preciosa doncella. Ella no le dedicaba mucha atención a pesar de la insistencia de sus amigas y amigos, que le decían que >.

Nuestra elusiva chica se distraía con Jóvenes de su edad, para ella aparentemente eran más apuestos. Sin embargo, el corazón de él palpitaba cada vez más fuerte por ella. Al fin después de unos meses, la joven reconoció que sí lo amaba y entraron en una relación bella y maravillosa que los condujo a hacer un feliz compromiso de bodas.

Emocionado por el casamiento, él le dice que a diferencia de la tradición, quiere escogerle y comprarle el vestido de bodas. Lo quería tan blanco que ocupara a la luna y tan hermoso que oscureciera al mar.
No obstante, a pesar de su compromiso, a ella le atraía jugar al amor con otros chicos. Y cada vez, a pesar del genuino amor que sentía por su novio, ella se arriesgaba más. En un momento de debilidad casi intencionada, la chica empezó a juguetear con su corazón y su cuerpo.
El novio lo sabía, En tristeza envolvía sus noches al tratar de dormir para no sentir la herida. Pero su amor por ella pintaba cada esquina de su día y cada rincón de sus sueños. Entonces, con tristeza peo sin reservas, la perdonaba.

Un día, actuando bajo los efectos embriagadores del amor, nuestro apuesto caballero perdió el dominio de sus sentidos. Entonces decidió que el día que comprara el vestido de bodas de su novia se haría tatuajes declarándole su compromiso eterno. Se marcaría permanentemente su cuerpo por ella.
Un jueves en la noche sale a comer con sus amigos, la cena se vuelve una fiesta triste de despedida porque les deja saber que se casa y que se hará tatuajes permanentes para mostrarle su amor a la dueña de su corazón. Esa noche no duerme nada y el viernes en la tarde, desvelado, cansado y agotado, decide ir a comprar el vestido que por meses ha estado viendo. >, piensa al imaginarse cómo su novia adornaría el vestido, la boda y el universo. Así lo había soñado. No era barato, no será fácil adquirir esta joya de tela celestial, pero estaba preparado, y con gran sacrificio compra el vestido y se encamina al salón de tatuajes. Acumulando el valor necesario, entra a hacerse las marcas.
Ese fin de semana ella no supo de él hasta que luego de tres días llego a buscarla a su casa con el vestido en la mano. Emocionado por enseñarle el vestido de bodas y enseñarle también lo que su amor por ella lo había llevado a hacer, no esperó y abrió la puerta de las casa. Al fondo, en el sofá de la sala, la encontró acostada con un chico, un muchacho joven de la iglesia. La escena perforó su corazón como una afilada lanza. 

Tapándose un poco con la camisa de su joven amante, en total asombro, la chica se sienta en la orilla del sofá y exclama: > Él, con la mirada de un poeta triste, desilusionado, pone el vestido sobre la mesa y levanta a la altura de la cintura las manos. Como marcas para la eternidad, enseña sus tatuajes. Como gotas de sangre asomándose con lentitud por los poros de un rostro herido, sus lagrimas se detienen al borde del semblante entristecido como esperando caer en sincronía. Levantándose la camisa, le enseña el otro tatuaje, una marca permanente en su costado, aún fresca, destilando amor.

Con la mirada clavada al suelo, a unos cuantos metros de su amada novia pero separados por la infinita distancia de la traición, como arrastrando el tiempo, lentamente se la vuelta encarando la puerta. Sus descalzos pies acariciando el piso en triste silencio caminan hacia afuera. Ella, aún con el corazón golpeándole el pecho, solo puede ver que él se retira. Extrañada mira que sus pies llevan tatuado su nombre. Sintiendo la mirada a sus espaldas, él se voltea una vez más para verla y con los ojos enmudecidos de tristeza le dice: >. El eterno silencio de un segundo se rasga y suavemente se resbalan de sus labios las palabras: >. Con eso sale, cierra la puerta y sentándose en las gradas de la casa de su novia, Jesús contempla las marcas que se hizo en sus manos, se toca la herida en el costado y mirando a sus pies ensangrentados tiene la certidumbre de que sí valio la pena el sufrimiento, porque fue hecho por amor.
Gracia. ¡Qué palabra!